La historia de José novelada en canciones*

15 febrero, 2010 at 5:53 am 2 comentarios

El tipo salía todos los días a las siete, mate en mano y de punta en blanco, a la puerta de su negocio. Puntualmente. Tal precisión y la pulcritud de un hombre que no acostumbraba a lucir de domingo, llamó la atención de su amigo. Coqui Ortiz lo espiaba ya con inquietud, y sin paciencia fue al encuentro del secreto de José.

Coqui Ortiz es compositor y guitarrista chaqueño, músico de buena cepa con dos discos editados. Sus canciones son interpretadas por artistas de la talla de Luna Monti y Juan Quintero o Luis Salinas. Actualmente se desempeña como director del Centro Cultural Alternativo de Resistencia, dependiente del Instituto de Cultura del Chaco, y se presenta con su grupo en los mejores escenarios del país.

-Don José, ¿tiene algún compromiso? –preguntó el Coqui al ver al hombre muy de pantalón blanco y camisa rosada, con un aura de perfume que invadía la calle.

“El mate amargo de las siete guarda el secreto”. Coqui y José se entregaron entonces a la charla de siempre. Pero, con el tiempo, entre amigos, se enteró de que a esa hora pasaba una princesa por el boliche, la más hermosa. Ella se iba dejando una estela de sonido al pasar con tacos altos. Sólo la miraba irse, guardaba su perfume y tragaba la pena hasta el próximo día con el último sorbo del mate amargo.

Coqui le dio voz a José. Compuso “El matecito de las siete”, hermosa canción que, además, le da nombre al disco de Luna y Juan; una canción que relata la historia de un hombre que debía conformarse con el paso fugaz de la muchacha, al atardecer.

Pero un día “el sol y la luna ya estaban mirando, tal vez ya sabían qué estaba pasando”. La perseverancia se cansó de la ansiedad. “José despegó con el mate en las manos” y Coqui miraba atento y preparaba el próximo capítulo de la historia.

“El matecito” es el desenlace de la novela. Acaso porque José debía decirle a la dama que ellos protagonizaban una canción, pudo continuarse con la historia. Acaso Coqui Ortiz los unió con una canción o una excusa para que el hombre pudiera acercarse.

De alguna manera, todas las letras y músicas son continuidad de otras composiciones, pero es la primera vez que bajo el iceberg de dos canciones hay una historia de novela hecha canción. O tras una historia, hay una canción por capítulos.

Él se atribuye la creación del rasguito triple. Según su humor, “el rasguito triple es como el rasguito doble, pero triple”. El Coqui hace música delicada, exquisita; hace melodías que, ciertamente, elevan el espíritu de quien se siente a escuchar. 

*Antojada adaptación sobre el texto de Coqui Ortiz en el que explica la creación de “El matecito de las siete”; en Luna Monti y Juan Quintero, El matecito de las siete, producción independiente, año 2003.

Entry filed under: Notas. Tags: , , , , , , .

Latinoamérica en Cosquín Convocatoria para el 2º catálogo del folklore

2 comentarios Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

Algunos derechos reservados